De Vocación, Emprendedora. 10 Puntos a Tener en Cuenta

De Vocación, Emprendedora. 10 Cosas a Tener en Cuenta

En ocasiones, tener clara tu vocación no es fácil. No tienes conciencia de tus habilidades innatas y de lo que puedes hacer. Si algo haces bien o mejor que bien, para ti es sencillo y lo catalogas de “normal” cuando, en realidad, puede ser lo que te lleve a la realización de un sueño: poder hacer lo que más te gusta todos los días de tu vida.

Decidir si tienes que estudiar una carrera universitaria o acceder a un ciclo formativo que te permita entrar rápidamente al mundo laboral….Tal vez, la empresa en la que has trabajado los últimos años, de pronto ha dejado de necesitar tus servicios… Y surge la pregunta del millón: Y ahora qué hago?

Durante mi etapa como orievocaciónntadora y asesora universitaria, me sorprendía muy a menudo que algunos jóvenes que accedían por primera vez a la universidad, hubiesen hecho ya sus pinitos en el mundo de la emprendeduría. Tenían muy clara cuál era su vocación: tener un negocio propio y ser su propio jefe. Tenían ideas brillantes que, con mayor o menor fortuna, ya habían llevado a la práctica antes de haber cumplido los 20 años!

Ese es el perfil del emprendedor con vocación: tener una idea y ponerla en marcha. Puede salir bien, regular o maravillosamente bien. Ahí se ponen en práctica no sólo tener un buen producto y unas adecuadas técnicas de marketing, sino también tus habilidades personales y una buena dosis de inteligencia emocional. Porque no basta con tener una idea y una estupenda estrategia comercial y de marketing, si no le sumamos unas buenas habilidades comunicativas y de gestión emocional como la constancia, la proactividad, el optimismo, la extraversión, la paciencia y la autogestión,…entre otras.

Si tu vocación es emprender, hay varias cosas a tener en cuenta:

  1. Fórmate bien. Tu idea puede ser brillante pero si no tienes una buena formación sobre el negocio que quieres emprender y cómo llevarlo a cabo, tus posibilidades de éxito pueden verse disminuidas.
  2. Investiga. Haz un pequeño estudio de mercado sobre tus competidores y tus aliados complementarios. Y, sobretodo y principalmente, sobre tu cliente y sus necesidades.
  3. Sé proactiva. Nadie va a venir a buscarte a tu casa. Si tienes un producto fantástico pero nadie lo conoce, no tendrás oportunidad en el mercado. Lánzate a darlo a conocer. Si tienes dudas sobre qué hacer en algún tema, piensa: Y por qué no? , qué puedo perder?
  4. Ten paciencia. Ya sé que te gustaría tener resultados casi inmediatos pero en raras ocasiones es así. Hay que tener una gran dosis de paciencia y ser constante. Los resultados llegarán a su debido tiempo.
  5. Persevera. No te rindas a la primera de cambio. Si te dicen NO, continua hasta que te digan SI. A la autora de la saga de Harry Potter, la rechazaron hasta en 12 ocasiones hasta que, afortunadamente, un editor con un gran ojo clínico aceptó su publicación.
  6. Comunica. Asiste a eventos de networking. Dile a todo el mundo a qué te dedicas. Utiliza bien los elementos a tu alcance. Haz una página web con un buen SEO (si no sabes cómo hacerlo, conozco a una estupenda Web coach que te ayudará a tener un buen posicionamiento web que te de visibilidad a ti y a tu negocio).coaching-vocacional-
  7. Prémiate. Si has tenido un buen día o has conseguido algún objetivo que te habías planteado, por pequeño que sea, date un premio. Te ayudará a motivarte y mantener alta tu autoestima.
  8. No te fustigues. Si algo no sale cómo habías previsto, no te culpes. Es importante mantener altos los niveles de tolerancia a la frustración. Nada de “hubiese debido” o “tendría que”. Si hoy no ha podido ser, mañana será mejor.
  9. Nunca pierdas la sonrisa. Sonreír es el mejor catalizador. Mantiene altos tus niveles de endorfinas (la hormona de la felicidad), desestresa y neutraliza las emociones negativas, como la ira o el miedo. La sonrisa es tu mejor carta de presentación. Actúa como la música, que dicen que amansa a las fieras.
  10. Disfruta, disfruta y disfruta. Es lo más importante. Si eres emprendedor o emprendedora, es porque has puesto en marcha esa maravillosa idea que has tenido. Porque estás persiguiendo tus sueños y dedicándote a lo que te gusta. Has hecho de tu vocación, tu profesión. Así que, disfruta de ello.

Espero que este pequeño decálogo te ayude a llevar adelante tu sueño o a seguir en el empeño si ya estás en el camino. Si necesitas un empujón, ya sabes que puedes ponerte en contacto conmigo y juntas lo conseguiremos.

No pierdas nunca de vista tu objetivo. Visualízalo y enfócate en él. Pero no te machaques. También hay que saber divertirse en el camino que recorres hasta llegar y saborear cada paso que das hacia la meta.

Y recuerda que lo mejor está por venir. Depende de ti!

Opt In Image
¡Únete a la comunidad EnfocaT!
La Comunidad de las Mujeres Comprometidas con su Felicidad

(Y de los Hombres Emocionalmente Inteligentes)

Recibe los artículos y noticias en tu e-mail

Da el primer paso para protagonizar tu vida!

 

 

Podrás darte de baja cuando quieras. 100% libre de spam

Deja un comentario