Receta para dormir: da las gracias!

Receta para dormir bien: da las gracias!

Sabías que la gratitud es una de las emociones positivas más saludables? Te da energía, te llena de optimismo y te ayuda a dormir como un bebé.

Hace unos días leí una anécdota que escribió una compañera de estudios, Mónica Zabala, autora de La Magia del Lenguaje Positivo , en la qugratitud coachinge explicaba que, hace unos días, fue a comer a un restaurante y, al terminar, dejó una nota de agradecimiento a la camarera que la había atendido. Quince días después, volvió al mismo restaurante y esa misma camarera, nada más verla, la saludó efusivamente. Al verlo, el dueño fue a su encuentro dando por hecho que se conocían desde hacía tiempo.

Demostrar gratitud con moderación, es un signo de mediocridad ”. Roberto Benigni

Esa anécdota me hizo reflexionar sobre cómo, muy a menudo, olvidamos la importancia que un simple gesto, una sencilla palabra, puede significar en la vida de las personas.

La gratitud es una emoción positiva, un sentimiento de reconocimiento hacia algo que se nos ha otorgado. En demasiadas ocasiones, no valoramos lo que tenemos y damos por hecho que las cosas o las personas están ahí para nosotros, sin darnos cuenta de lo afortunados que somos por vivir dónde vivimos, tener la familia que tenemos o poder disfrutar de un plato de comida en la mesa.

Dar cada día el 100% de lo que hagas. No escatimes el esfuerzo, pasión, amor, elogios, perdón o gratitud que puedas dar hoy ”. Camilo Cruz

Y, sin embargo, ser agradecida tiene una gran cantidad de efectos secundarios beneficiosos.

  • Te hace sentir bien y tener pensamientos positivos. Está comprobado que las personas agradecidas son más felices y se sienten más satisfechas con su vida.
  • Aumenta tu autoestima. Si eres más positiva, te sientes mejor contigo misma, lo que hace que te valores más y mejor.
  • Si tienes una alta autoestima, eres capaz de ver las cosas con más optimismo, repercutiendo de forma decisiva en lo que te propongas.
  • Aumenta la integración social. Cuando das las gracias a alguien, aunque no le conozcas, se establece una especie de vínculo afectivo y de reconocimiento mutuo.
  • Te ayuda a dormir mejor. Dedicar unos minutos al final del día a recordar lo bueno que te ha ocurrido y dar las gracias por ello, hace que el cerebro descanse del estrés y no se vea afectado por las preocupaciones diarias.
  • Atrae bondades a tu vida. Ser agradecida demuestra que reconoces los valores de los otros y, tarde o temprano, cuando menos lo esperas, redundará en ti de forma positiva.

La gratitud, como casi todo, también se aprende. Puedes integrarla en tu repertorio de emociones básicas de una manera muy sencilla. Es una forma fácil y natural de contrarrestar el dolor emocional. Pero ten cuidado! De la misma forma en que puedes crear el hábito de agradecer, también puedes acostumbrarte a aquello por lo que ser agradecida. Por eso, es muy importante ser consciente en todo momento de todo lo bueno que hay en tu vida.

Con tres sencillos pasos, puedes tener la receta de la gratitud:

  • Escribe cada día 5 cosas por las que estés agradecida. Por pequeña que sea. Y si lo haces antes de ir a dormir, como te he dicho antes, hará que descanses mucho mejor porque sentirse agradecida libera endorfinas, una especie de hormonas de la felicidad que estimulan los centros del placer del cerebro y hacen que sientas un inmenso bienestar.
  • Agradece los pequeños gestos que otras personas te hacen: recordarte una fecha, recogerte el correo, abrirte la puerta, acercarte el teléfono cuando suena,… Esas pequeñas cosas a las que, a veces, no damos importancia. Acompaña tu agradecimiento con una de tus mejores sonrisas. Alegrarás el día a la otra persona y el tuyo, también.
  • Escribe una carta, al menos una vez al mes, a alguien que tenga un significado en tu vida y agradécele que forme parte de ella. Cuéntale lo que ha sido para ti. Puede ser un e-mail pero si la escribes a mano, a medida que lo haces, te darás cuenta de una forma mucho más intensa y profundamente emocional de cómo van repercutiendo en ti esas palabras y, cuando la hayas terminado, te sentirás tremendamente bien.

Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos ”. Daniel Defoe

Y no olvides dar las gracias por lo que tienes. Recuerda lo que decía Epicuro: “No eches a perder lo que tienes deseando lo que no tienes; recuerda que lo que tienes ahora fue una vez algo que solo deseabas”.

Algunas frases más sobre la gratitud:

 “El amor desecha el temor y la gratitud vence al orgullo ”. Louisa May Alcott

 “La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes ”. José Martí

La gratitud es como aquel licor de Oriente que sólo se conserva en jarros de oro: perfuma las almas grandes y se agria en las pequeñas ”. Jules Sandeau

Y tú, cómo eres de agradecida?

>