¿Sabes qué emoción despierta tu vocación?

(Revisado y actualizado. Marzo 2019)

Emoción y vocación están muy unidas. Si algo te gusta, si algo te apasiona, se nota en todos los poros de  tu piel. La emoción que te envuelve explicando aquello que haces y con lo que las horas vuelan, se refleja en tu rostro, en tu voz, en tus gestos…tu lenguaje corporal no puede negar la evidencia.

Hace algún tiempo vi en una revista de emprendeduría estas cinco palabras clave: “California, dos hombres, un garaje”. ¿Te suena? Exacto! Es el inicio del gigante Apple. Si todavía no sabes cómo nació ese sueño, puedes ver aquí la historia. Es un ejemplo de cómo perseguir un sueño. De cómo la verdadera vocación de dos jóvenes acabó siendo una de las compañías más fructíferas del mundo. Y no sólo eso….Ese sueño refleja emociones, que van desde la  pasión y la ilusión hasta el entusiasmo. Y, por supuesto, trabajo duro.

Ellos encontraron el estímulo necesario para generar la emoción que les hizo pasar a la acción: la ilusión.

Pero, ¿te imaginas qué hubiese pasado si aquellos dos jóvenes barbudos con vaqueros desgastados hubiesen continuado en sus respectivos trabajos sin intentar perseguir sus sueños? No te lo imaginas, ¿verdad? ¡Ahora entender el mundo digital sin la marca de la manzanita es impensable!

El alma mater de Apple fue, sin duda, Steve Jobs a quien despidieron de la empresa que había creado. Según sus propias palabras, “a veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo”. Esa situación, que podría haber sido un desastre para muchos, él la convirtió en un beneficio. Vio el lado positivo y eso fue el principio de algo mucho mayor de la que había conseguido hasta entonces.

La emoción que le hizo pasar a la acción en este caso fue el amor

Steve Jobs amaba lo que hacía por encima de todo

Fue un personaje extraordinariamente carismático que sabía perfectamente cómo cautivar a las personas que le escuchaban. Sólo hay que echar un vistazo a alguno de los videos que circulan por la red pavocaciónra darse cuenta. Pero el más emotivo, el más impactante fue, sin duda, el que realizó en la Universidad de Standford en 2005. Si todavía no lo has visto, aquí puedes hacerlo. No te lo pierdas, porque no tiene desperdicio.

Ese discurso es para mí uno de los más sinceros, claros y directos sobre por qué tienes que buscar tu vocación y hacer lo que sea necesario para alcanzar tu sueño de dedicarte profesionalmente a lo que más te gusta hacer.

Puede ser que quieras ser periodista, escritor, bombero o trapecista; dedicarte a ayudar al bienestar de los demás  o a fotografiar animales exóticos….Sea cual sea la ilusión que tienes, focalízala, ocúpate en alcanzarla  y ve a por ella.

Las ventajas de hacer lo que más te gusta son muchas, pero sin duda la principal es que te levantarás todas las mañanas con la misma ilusión de cuando eras niña en la noche de Reyes Magos.

Según la VIII encuesta sobre felicidad en el trabajo de Adecco, el 23,9% de los españoles no es feliz en su trabajo. El 52,2% opina que es un requisito fundamental y el 64% estaría dispuesto a sacrificar salario por tener felicidad laboral.

Y es que si eres feliz en tu trabajo se nota.

Hidden Content

Voy a explicarte una historia. Mi historia

Yo trabajaba en una escuela universitaria y entrevistaba a los estudiantes que, junto con sus padres, venían a sesiones de orientación. Me encantaba ese trabajo. Disfrutaba mucho hablando con ellos, explicándoles los planes de estudio, escuchando sus inquietudes, sus temores, sus ilusiones. Tanto era así, que muchísimas veces, tanto los padres como los estudiantes me preguntaban si también daba alguna de las clases. Mi función en aquellos momentos no era dar clases, pero disfrutaba tanto con el trabajo que hacía con aquellos estudiantes que, según sus propias palabras, les transmitía mi propia emoción: entusiasmo.

Sí. Lo has adivinado. Ahora trabajo afortunadamente en mi vocación. Persigo mi sueño cada día. No siempre es fácil. Pero es mi camino. El que yo he elegido. ¡Aunque algunas veces me pregunto si no ha sido al revés!. Lo que quiero transmitirte ahora es que no te rindas. No desesperes. Sigue adelante aunque el camino esté plagado de obstáculos. Piensa en lo que quieres. Enfoca tu objetivo y ve a por él.

“Tienes que encontrar qué es lo que amas. El trabajo va a llenar gran parte de tu vida y la única forma de estar realmente satisfecho, es tener un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial, es amar lo que haces. Si aún no lo has encontrado sigue buscando. No te conformes!”. Steve Jobs

Si te cuesta encontrar o decidirte por un camino concreto, pide ayuda. Porque, sinceramente, trabajar en algo que te hace vibrar cada día no tiene precio.

Hay personas que piensan que, cuando hablar de encontrar el talento o dedicarte a lo que te hace feliz, es sinónimo de dejar tu trabajo y abrir tu propio negocio. Y no tiene que ser necesariamente así.

Tener un negocio y ser tu propio jefe no es para todo el mundo

Por muchas razones, hay personas para las que ser su propio jefe no es una opción.

Razón #1. Necesitan tener un mapa de ruta para saber lo que hay que hacer en todo momento.

Razón #2. Prefieren tener una seguridad económica estable a final de mes

Razón #3. Les gusta trabajar en equipo

Éstas son sólo algunas de las razones, pero puede haber muchas más.

Pero existen formas en las que puedes disfrutar de lo que haces sin tener que liarte la manta a la cabeza. Una de esas formas es cambiar tu punto de vista acerca del trabajo que tienes ahora y ver todo lo positivo que consigues con él.

Te comparto una entrevista con una de las mujeres con las que he trabajado y que, precisamente, ése ha sido su caso.

¿Ya sabes qué emociones despierta en ti tu vocación?

>