Sabes quién eres? Hablemos de Coaching Vocacional

Sabes quién eres tú? Hablemos de Coaching vocacional

Alguna vez te has parado a pensar quién eres tú de verdad? Eres lo que tú quieres ser o lo que los demás quieren que seas? Saber quién eres realmente y quién quieres ser es un punto de partida básico para adentrarte en el camino de la búsqueda de tu pasión.

Hablar de Coaching es hablar de introspección. Hablar de Coaching es hablar de acompañamiento en ese camino de mirar hacia adentro y ser consciente de cómo nos afectan las emociones que sentimos. De cómo esas emociones están íntimamente ligadas a nuestro diálogo interno y a nuestra forma de actuar.

Cuando hablamos dcamino coaching vocacionale Coaching vocacional, hablamos de talento. Hablamos de habilidades. Hablamos de pasión. Hablamos de vocación.

Ser consciente de tus cualidades y de cómo puedes desarrollar esas habilidades innatas, más allá de tu talento, es el camino que te llevará al éxito.

Es posible que pienses que estoy diciendo una tontería. Tú ya sabes qué habilidades tienes. Pero, estás segura? Te sorprendería saber cómo, en innumerables ocasiones, no nosdamos cuenta de lo buenas que somos en algunas cosas. Estoy segura que a ti también te pasa. Porque las haces sin darte cuenta, sin prácticamente pensar. Para ti no tienen ningún misterio. Te resulta sencillo y, precisamente por eso, no eres consciente de que eso que a ti te resulta tan fácil, puede no serlo tanto para otras personas. Para muchas otras personas.

Pero, naturalmente, no basta con que seas buena en algo. También tiene que gustarte. A mí, por ejemplo, se me da bastante bien organizar eventos pero no me apasiona.

Tampoco con reconocer tu talento y tener habilidades para ello, es suficiente. Hay que trabajar y desarrollar al máximo esas habilidades para potenciar ese talento innato que ya tienes.

El genio se hace con un 1% de talento y un 99% de trabajo”. Albert Einstein

En qué puede ayudarte el Coaching vocacional?

El Coaching vocacional te ayuda a mirar en tu interior. A observarte. A buscar tus cualidades, tus talentos y a que seas consciente de ellos. A encontrar las habilidades necesarias para potenciarlos. A reconocer cuál de ellos te hace brillar como persona. En definitiva, encontrar tu verdadera pasión. El Coaching vocacional te ayuda a explorar tus posibilidades de dedicarte profesionalmente a lo que más te gusta, si así lo quieres.

Hace unos días di una charla a un grupo de estudiantes sobre la importancia de saber reconocer sus talentos y encontrar la pasión en lo que vayan a hacer en  sus vidas. Escoger adecuadamente sus estudios, ya sea una carrera universitaria o un ciclo formativo con ese objetivo, es fundamental para asegurarse la motivación y la ilusión por los estudios que realicen. Para conseguir que cada clase, cada práctica, cada actividad se convierta en un placentero reto que les lleve a conseguir su objetivo final: haber encontrado un trabajo en el que no tengan que trabajar ni un solo día de su vida, como dijo Confucio, sino dedicarse desde el principio a actividades que les entusiasman y para las que son genios. Porque trabajar siempre implica obligación y la obligación está muy lejos del disfrute. Por eso, poder dedicarte a lo que de verdad amas, a lo que te da energía, te ilusiona y te motiva no es un trabajo. Es un sueño hecho realidad.

Tuvimos la gran fortuna de que, a diferencia de lo que suele pasar en otros grupos de adolescentes, era un colectivo bastante participativo. Mucho más de lo que me he encontrado en otras ocasiones, por lo que fue especialmente alentador e instructivo.

Algunas de las cuestiones que realizaban eran verdaderamente acertadas: “qué pasa si me gusta algo en lo que no soy bueno?” o “y si no tengo talento para nada?”; “y si me gustan varias cosas?”; “y si todo el mundo hace lo que le gusta, quién hará los trabajos que no nos gustan?”

 

Probablemente son preguntas que tú también te haces. Por eso, puede ser interesante contestarlas aquí brevemente.

Qué pasa si me gusta algo en lo que no soy buena? Efectivamente, a veces nos gustan cosas que no se nos dan bien. Pero, recuerdas la frase de Einstein? El 99% del genio es trabajo, trabajo y trabajo. Si practicas, reconoces tus errores y vuelves a practicar, llegará un momento en el que aquello que te gusta, también se te dará bien.

Y si no tengo talento para nada? Déjame que te diga que eso es imposible. Es una creencia que te limita. Todos y cada uno de nosotros somos buenos en alguna cosa. Tú no eres una excepción. Quizá aún no has tenido la oportunidad de saber en qué. También es posible que seas mejor en algo de lo que tú crees (recuerdas que hablamos de las cosas que hacemos bien y a las que no damos importancia?). O, puede que sea algo que nuestro entorno o las circunstancias no han dejado que sobresalga.

Y si me gustan varias cosas? Fantástico! Nadie ha dicho que únicamente puedes ser bueno en una sola cosa. Y que exclusivamente puede gustarte una. Si lo piensas bien y te haces las preguntas adecuadas, te darás cuenta que, de entre todas esas cosas que te gustan, hay una que sobresale, en la que podrías pasarte más tiempo que en las demás. Ese es tu objetivo.

Pero alguien tiene que hacer los trabajos que no gustan!. En este punto hay que reconocer que tienen razón. Hay labores que a ti no te gusta hacer. De la misma forma que hay sabores que te gustan y otros que no. A mí me pasa lo mismo. Tengo un hermano al que le  pirra la nata y a mí no. Cada vez que tenemos una reunión familiar, a qué no sabes de qué sabor trae para el postre? Lo has adivinado: de nata!. Que no me guste a mi no significa que no tenga que gustarle a las personas de mi alrededor.

Por eso, qué te parece si dejamos de lado nuestro ego?. No todos tenemos los mismos gustos por las cosas. Ni por la ropa, ni por el destino de las vacaciones, ni por los lugares donde vivimos. Por qué vamos a tener que tener el mismo gusto por aquello a lo que nos dedicamos?  Es verdad que hay personas que, por una u otra razón, no pueden dedicarse a lo que les gusta. Pero, qué les impide hacerlo como hobby? O pasar un tiempo haciendo alguna actividad relacionada?. Precisamente para contrarrestar la obligación de un trabajo que no te satisface,  dedicar un tiempo semanal a algo que te entusiasme, te ayuda a aceptar la situación de una forma más agradable y optimista. E, incluso, depende de lo que hagas, puede ser un ingreso extra.

Lo mejor de emprender la búsqueda del talento, es que los beneficios que consigues por el camino son múltiples: además de saber manejar tus emociones, de comunicarte mejor con los demás, de deshacerte de creencias que te limitan y conocerte mejor a ti misma para ser la mejor versión de ti y brillar con luz propia, también eres consciente del gran potencial que tienes y de todo de lo que eres capaz de hacer si te fijas un objetivo.

En definitiva, eres  protagonista de tu vida. Estás a un paso de ser feliz.

 

 

>